10/7/17

Los Panamá Papers, las BIG4 y los estudios europeos sobre opacidad (Verónica Gondrona)

http://tiempodecrisis.org/?p=8270

julio 6, 2017 
panama-papers11
Verónica Grondona |  Los eurodiputados de la Izquierda Unida Confederada y la Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) comisionaron una serie de estudios vinculados a las problemáticas reveladas en las filtraciones de los Panama Papers, así como en las anteriores filtraciones de Luxemburgo (LuxLeaks) y de Suiza (conocidas como Swiss Leaks o caso HSBC), entre otras. El primero de estos estudios fue realizado por Richard Murphy – profesor de la City University de Londres, contador, uno de los fundadores de la Red de Justicia Fiscal (TJN) y Director de Tax Research UK- y Saila Naomi Stausholm — candidata a doctorado de la Escuela de Negocios de Copenhague, que participa en el proyecto Coffers para combatir el fraude fiscal y empoderar a los reguladores-, titulado ‘The Big Four – A study of Opacity’ (en castellano, “Las Cuatro Grandes, un estudio sobre la opacidad”) fue publicado el miércoles 5 de julio pasado.
Se conoce como las “4 Grandes” o “Big 4″ a las más grandes auditoras y consultoras legales y fiscales del mundo, EY, KPMG, Deloitte y Pricewaterhouse Coopers. Estas empresas brindan un amplio rango de servicios que van desde la auditoría y planificación fiscal y financiera, hasta consultoría para gobiernos y tienen un tamaño que excede por lejos aquel de cualquier otra firma auditora, o asesor legal o fiscal en el mundo. Tal es así que, tal como detalla el estudio de Murphy y Stausholm, KPMG, la más chica de estas cuatro Grandes, factura 25 mil millones de dólares a nivel mundial, mientras que las dos empresas que les siguen, BDO y Grant Thornton, facturan 7,6 mil millones y 4,8 mil millones respectivamente.Resultado de imagen para las cuatro grandes
A partir de esta seguidilla de filtraciones que se han dado a nivel internacional, sumada a las políticas neoliberales con foco en la austeridad y en aumentar la recaudación a partir de una mayor presión en los individuos y en las pequeñas y medianas empresas, varias organizaciones no gubernamentales comenzaron a enfocarse más y más en los últimos años en exigir a los gobiernos normas que transparenten las contribuciones al fisco que realizan las multinacionales, y los grandes ricos; pero también que regulen más a los facilitadores y promotores de las estructuras elusivas que sirven para la fuga de capitales, evasión, elusión, y lavado de dinero.
Es así como la OCDE desarrolló entre 2013 y finales de 2015 un plan de acción para combatir la erosión de la base imponible y el desvío de utilidades, conocido como Plan de Acción BEPS, que más allá de las debilidades de un plan orquestado por un organismo no representativo para los países en desarrollo que contiene algunas debilidades de base significativas, incluyó en su Acción 13 la recomendación –impulsada por las ONGs de justicia fiscal- de que todos los países exijan a las grandes empresas la presentación pública de un “Informe País por País” (CBCR, por sus siglas en inglés), con los detalles de los activos, número de empleados, ingresos, e impuestos pagados en cada jurisdicción del mundo en la que operan.
Desde finales de 2015, 51 países han incorporado, con algunas variantes, la exigencia de este informe país por país, y 8 se encuentran en proceso de implementarlo. Argentina pensaba implementar este informe país por país a finales de 2015, pero actualmente el gobierno se está haciendo el desentendido.
Resultado de imagen para las cuatro grandesEn 2015, los informes país por país de los más grandes bancos europeos fueron hechos públicos por primera vez. Oxfam analizó dicha información en un estudio publicado en marzo de 2017 para analizar las actividades de los bancos en las guaridas fiscales y observó que los 20 mayores bancos europeos registran cerca de 1 de 4 Euros de sus ganancias en guaridas fiscales. Esta es la importancia de este reporte país por país que permite revelar el accionar en las guaridas fiscales de los promotores y facilitadores de la evasión fiscal, la elusión fiscal, el lavado de dinero y la fuga de capitales.
Sin embargo, a las firmas auditoras, que prestan a su vez servicios de planificaciòn tributaria que resultan en que los muy ricos y las más grandes multiancionales del mundo terminen no pagando prácticamente nada de impuesto a las ganancias a nivel mundial (como fueron los casos revelados en su momento de Google, Starbucks, Amazon, pero a los que también podrían sumarse empresas como Molinos con casa matriz en Argentina, entre muchas otras), aún no se les ha exigido nada similar al informe país por país.
Y es que, tal como revela el estudio de  Richard Murphy y Saila Naomi Stausholm, estas firmas se declaran como independientes por no siempre tener control accionario, aun cuando utilizan la misma marca y se encuentran bajo el mismo control administrativo. De esta manera logran proteger la confidencialidad de sus clientes ante posibles auditorias tributarias, pero también eludir las normas de algunos países que exigen la separación de actividades de auditoría y asesoramiento tributario.
Este estudio de GUE/NGL revela una serie de hallazgos que incluyen por ejemplo que se encuentran muy sobre-representadas en las guaridas fiscales cuando se las compara con la población y PBI de estas jurisdicciones, tal es así que las 4 Grandes tienen más empleados en Luxemburgo, las Islas Caimán y Bermuda, que en cualquier otro país del mundo. Las 4 grandes tienen oficinas en 43 de las 53 jurisdicciones opacas identificadas por el índice de secretismo financiero de TJN, pero estas empresas no proporcionan información transparente acerca de las jurisdicciones en las que operan ni la cantidad de empleados que tieResultado de imagen para las cuatro grandesnen.
Estas empresas pueden salirse con la suya porque la regulación de las firmas auditoras y prestadoras de servicios de asesoría fiscal, cuando es realizada a nivel local únicamente, es inapropiada para controlar grupos transnacionales que pueden estar arbitrando entre las legislaciones de las jurisdicciones en las que operan de la misma manera en que asesoran a sus clientes en materia de planificación fiscal.
Por lo tanto, este informe recomienda que estas firmas sean definidas como encontrándose bajo un control común (es decir, como grupos económicos); sean otorgadas licencias para operar como entidades únicas en la Unión Europea (y no separadamente en cada estado); se les requiera, como condición sine qua non para el otorgamiento de licencias, separar a nivel mundial sus servicios de auditoría de otros servicios profesionales; se les requiera presentar estados financieros consolidados globales (que abarquen todas sus actividades a nivel mundial); y se les requiera presentar el informe país por país.
*Asesora del Grupo GUE/NGL en relación con los Panama Papers

6/7/17

El Fondo Europeo para el Desarrollo Sostenible o como condicionar la cooperación al desarrollo a la política de control de migraciones

Hoy el Parlamento Europeo ha aprobado una nueva regulación que atañe a uno de los instrumentos del Plan Europeo de Inversión Exterior , con una capacidad financiera de unos 44.000 millones de euros: el Fondo Europeo para el Desarrollo Sostenible (EFSD).
 Resultado de imagen de Plan Europeo de Inversión Exterior
El diseño del Plan Europeo de Inversión Exterior y todos sus instrumentos, que tendrá como uno de sus pilares al EFSD, junto al Mandato de Préstamo Exterior y el Fondo de Garantía, es una pésima réplica del Plan Juncker.

Su diseño de fondo consiste en condicionar la política de cooperación al desarrollo de la UE para que llegue fundamentalmente a países vecinos, en África y el vecindario europeo, que pudieran servir de cortafuegos a la migración que persigue llegar a Europa, o bien para que puede acoger a los migrantes que se vean empujados a salir de Europa.

Dicha estrategia no sólo procura fijar en el entorno Europeo un espacio territorial convirtiendo a varios países en guardianes de fronteras. Además, trata de mostrar como cooperación al desarrollo una auténtica política de provisión de garantías para eliminar el riesgo para las empresas, muchas de ellas europeas o dependientes de ellas, haciendo que los recursos públicos europeos asuman las pérdidas de la iniciativa privada, y respalden los beneficios que quedarán en manos particulares.

Vale decir que el proyecto que aquí se presenta ha intentado amainar esta concepción incorporando elementos a valorar, como que se garanticen los derechos humanos, que un porcentaje bien limitado de proyectos respecten variables medioambientales, que no se apoye a países que no cooperan fiscalmente, que sea posible la participación del Parlamento como observador en su Junta Estratégica, o que la Comisión gestione el fondo, y otra serie de enunciados que tendrán una función declarativa. Pero detrás de esto hay un proyecto xenófobo que consiste en retener a las poblaciones en países terceros, a los que se les niega en su legítimo derecho a buscar una vida mejor donde consideren mejor, y haciendo de los países de paso a la UE un espacio de colonización económica y de control migratorio. De tal modo, que nos parece extraordinariamente insuficiente y sumamente problemático su espíritu.

Es posible una alternativa.

Creemos que es tan perjudicial coartar la libertad de movimientos de las personas como que las personas se vean enfrentadas al abismo que supone su migración forzada. Necesitamos una cooperación al desarrollo que permita el desarrollo soberano de cada pueblo, a través de inversión pública, no una promoción de proyectos para el negocio de las transnacionales europeas. De facto, lo que necesitan los países del Sur, es que les quiten el pie del cuello, que se pare el expolio de su riqueza natural y la explotación de sus trabajadores. Y a los países más empobrecidos hay que proporcionarles recursos que puedan hacer suyos para implementar proyectos de desarrollo endógeno.


Hay que dar respuesta a la cuestión migratoria de otra manera. Hay que actuar en el origen de las causas que producen las migraciones forzadas: cambio climático, guerras y pobreza, principalmente. Y debemos hacerlo sin recurrir a la “acumulación por desposesión”, término que acuñó David Harvey, en la que las multinacionales europeas y otras empresas auxiliares acaparan la riqueza de los países empobrecidos, como de alguna manera va a ser instrumento cómplice este EFSD. Pero una vez que esas causas persisten, también tenemos que actuar en el proceso que atañe a la circulación de las personas que han tomado la medida desesperada de la búsqueda de su supervivencia, brindando pasos seguros, transiciones ciertas, no poner más barreras. Así como hay que actuar en el proceso de acogida e integración de aquellas personas que vengan a nuestros territorios. 

17/5/17

¿Qué explica la creación o la destrucción de empleo?. El paro como violencia política.



Daniel Albarracín. 17/05/2017

El mercado de trabajo, no es exactamente un mercado, porque hay regulaciones y negociaciones y para eso la política de empleo, la política económica y la negociación colectiva juegan un papel; tampoco es de trabajo (porque lo que se mercadea no es empleo ni trabajo, dado que la mercancía en juego es la fuerza de trabajo en sí; ni es libre, porque los empleadores pueden imponer la mayoría de las condiciones. De tal manera que, históricamente, las patronales y gobiernos han tenido pocos problemas si crecía el desempleo si con ello se normalizaba un contexto en virtud del cual los trabajadores empezaban a aceptar unas condiciones de empleo peores, peor pagadas, menos estables y con menos garantías. Únicamente el contrapeso de la lucha sindical y la movilización obrera puede poner límites a este sobrepoder.

En el desarrollo del capitalismo la dinámica de empleo ha estado ligada al ciclo económico y a la política económica, condicionada su calidad por la política de empleo. La cuestión tecnológica sólo ha incidido de manera transicional en los procesos de reestructuración y organización del trabajo, como una expresión de la tendencia recurrente al crecimiento del peso de la composición orgánica del capital, es decir, el aumento del peso del capital muerto o constante sobre el vivo o variable, o dicho de otra manera, del aumento relativo del peso del capital (maquinaria, edificios, materias primas) en términos de valor trabajo acumulado en relación al peso del trabajo directo de las personas (horas de trabajo humano).

28/4/17

Papeles de Panamá: Contra el capital líquido, propuestas políticas.


Daniel Albarracín. Enero de 2017.
Una versión realizada con Miguel Urbán ha sido publicada en el Diario Público:
http://blogs.publico.es/tomar-partido/2017/04/28/papeles-de-panama-contra-el-capital-liquido-propuestas-politicas/



Desde el pasado otoño participamos en el Parlamento Europeo en la Comisión de Investigación de los Papeles de Panamá, uno de los casos en los que se filtró cierta documentación sobre diversas jurisdicciones fiscales reconocidas como “guarida fiscal”. La Unión Europea se ha visto empujada a abrir esta comisión parlamentaria ante un escándalo que, podría ofrecer información adicional y concreta, de un fenómeno que, por desgracia, convive con nosotros desde hace tiempo y que forma parte sistémica de los fundamentos del capitalismo líquido de nuestra época.

Conviene señalar que muchas de estas comisiones se abren para “hacer como que se investiga”. Nosotros lo venimos denunciando, porque, al fin y al cabo, de los más de 11 millones de documentos filtrados, a bien pocos se nos dará acceso, dada la clasificación secretista que se les confiere a la mayoría de los papeles sensibles, y la dificultad de acceso que se brinda a diputados y a nuestros equipos de asesores. También hay otras razones para tener dificultad de acceso. Una es la falta de voluntad política de la Comisión que antepone numerosas restricciones. Otra es que los periodistas que disponen de ella se verían perjudicados, y podrían ser denunciados, si filtran algo que perjudique a personas o empresas específicas. Algo que se resolvería si hubiese realmente una protección para los whistleblowers (denunciantes) a día de hoy inexistente.

Ahora bien, la apertura de esta investigación no nos detiene, a pesar de las distracciones. Hemos indagado sobre aspectos estructurales e informaciones disponibles, para poner en jaque a los poderosos y a los que políticamente les representan. Conocer la realidad se hace a fuerza de conocer sus resistencias.

Esas resistencias se han presentado no sólo como distracciones burocráticas y secretistas. Sobre todo han cobrado forma de ping-pong, donde unos y otros se escabullen de su responsabilidad apelando a su “incompetencia legal”, echando la pelota a otro. Muchos dirán que la UE no tiene la regulación ni los medios apropiados, la UE dirá que cuenta con la regulación apropiada y que algunos Estados Miembros no la aplican, y los Estados Miembros involucrados señalan que ellos tan sólo juegan con la regla universalizada en el capitalismo global que hace de la competitividad fiscal una posible ventaja comparativa. Cabe decir que no es cierto que las regulaciones europeas sean las adecuadas. Luego veremos por qué. Aunque nos tememos que sí es cierto que muchos Estados Miembros no aplican ni siquiera los mínimos recomendados. Y aun así esto no encierra toda la verdad.

El capital circula como el agua y las regulaciones equivaldrían a algo así como la arquitectura de una piscina. No resulta admisible que nos digan que el fondo está en general bien cimentado. Basta con un pequeño agujero para que, dicha excepción, se convierta en norma de escapatoria del agua. El agua se irá toda por ahí si el fondo es plano. Eso es precisamente lo que sucede con la arquitectura fiscal para el capital.

3/4/17

La UE, entre el bloqueo y la implosión: las fuerzas del cambio ante el desafío internacionalista.


Daniel Albarracín 28/03/2017.


http://www.espacio-publico.com/se-abre-o-se-cierran-oportunidades-para-el-cambio-en-europa#comment-5873


La Unión Europea lleva años en una fase de bloqueo para cualquier reforma de calado. Esta se mueve conjugando una tensión retórica tecnocrática y federalista, que procura de algún modo legitimar a la institución -sobre todo a la Comisión-, y una realidad palmaria intergubernamental que hace del revuelo ganancia de pescadores (Alemania), plasmada en la parálisis del Consejo. Al mismo tiempo, la Unión Europea, y el Eurogrupo en particular, juega el papel de espacio de concertación de las oligarquías europeas, que se amparan en sus orientaciones para justificar políticas de gobierno propicias a la austeridad social, el sostenimiento del sistema financiero privado y la mercantilización. La Unión Europea, entre la institucionalidad más innovadora y el espacio práctico de colaboración de las clases dominantes, legitima así la política de los gobiernos favorables a la depresión salarial y el socorro público a las corporaciones privadas, sin embargo, cualquier otra iniciativa de importancia se ve sujeta por la esclerosis institucional europea.

Los inesperados fenómenos que vienen sucediendo no podían preverse en su concreción, pero la tensión bajo el suelo desde tiempo que se estaba presentando. Más allá de la parálisis política y la verborrea eufemística acostumbrada, la tectónica de placas social, económica y medioambiental presionan hacia movimientos sísmicos que están desbordando el status político en vigor.
Cuando una estructura o una institucionalidad son inconsistentes se rompen por sus eslabones más frágiles. Cuanto menos son cinco los puntos débiles de la arquitectura de lo que hoy entendemos como Unión europea.

1. Los cinco puntos frágiles de la cadena.
·      
   En primer lugar, como espacio de concertación de las clases dominantes, ha mostrado el fracaso, desde arriba, en la capacidad de coordinar los intereses de todas las fracciones de las clases dominantes de cada país. Secciones de la burguesía que no se mueven a escala europea o supranacional no han encontrado en la Unión Europea más que un lastre, en tanto que las reformas realizadas y las ayudas revertidas han recaído fundamentalmente en las capas empresariales oligopólicas y/o transnacionales agrícola, industrial o financiera vinculadas a la construcción del mercado único europeo. Todo el liderazgo económico e influencia de presión de la que han disfrutado las transnacionales industriales y financieras, lo han sentido como desdén otros sectores económicos.

·         En segundo lugar, una crisis de indiferencia, distancia y legitimación. Las clases populares y trabajadoras europeas han sentido las políticas de austeridad social, privatización de servicios públicos y deterioro de las garantías democráticas. Dependiendo de la posición del país o la región, centro, periferia Este o periferia mediterránea (más Irlanda), la intensidad de la desprotección social y laboral y la depresión salarial, se ha experimentado de manera más o menos fuerte. Mientras se creció, aun cuando el capital ficticio creado siente las bases para la mayor crisis financiera que se conocerá, la legitimidad de la UE se sostuvo de algún modo entre los sectores sociales integrados. Cuando la tasa de beneficio efectiva (tasa de rentabilidad menos costes financieros) descendió empezó a quedar en entredicho. El paro en vastas regiones y la precariedad del empleo aplastaron las expectativas del mundo del trabajo y, por tanto, de las mayorías sociales, especialmente en la periferia. De ahí nacen los motivos de los movimientos interiores de población por la búsqueda de empleo. De toda la crisis social mundial, aún más grave, se produce una situación de movimiento de migrantes forzados que se está empleando para crear una crisis humanitaria de fronteras generando miedo social injustificado. Se pone así en tela de juicio tanto el principio de libre circulación de personas en la propia UE, como se ha construido unas relaciones con países vecinos para que hagan de guardianes de frontera.

De los dos motivos de crisis anteriores, articulados con la asimilación socialiberal de la socialdemocracia como fuerza legitimadora del establishment y la ausencia de un sujeto político transformador y alternativo, proviene el factor de atracción del populismo nacionalista autoritario y xenófobo. Por otra parte, también se alimenta de otras frustraciones, fragmentaciones y temores: el miedo de la clase trabajadora a tener que compartir recursos o empleos con migrantes (de los Países del Sur más al Sur de Europa, del Este y del Sur de Europa), y el señalamiento de nuevos enemigos exteriores -que realmente se han cultivado en nuestro interior-, y que se han caricaturizado y simplificado en la figura del Islam. 

·         La tercera, la hipertrofia financiera, vinculada a fenómenos económicos de fondo: el formidable volumen de capital ficticio existente que no podrá valorizarse y que acabará destruyéndose más tarde o más temprano. 

23/3/17

¿Qué hacer con la Unión Europea?. En el número 150 de Viento Sur.

El número especial 150 de Viento Sur contribuye con una excelente propuesta de artículos para "Repensar la Revolución" hoy, tras pasar un siglo desde 1917.


En este número Manuel Garí y Daniel Albarracín elaboramos un artículo que contribuye a los planteamientos estratégicos que tratan de responder a la pregúnta "¿Qué hacer con la Unión Europea?" abordando la cuestión en el momento que nos ha tocado vivir.

Para leer el artículo puede pincharse aquí

16/3/17

Flujos financieros ilícitos que socavan la justicia de género

VERONICA GRONDONA, NICOLE BIDEGAIN PONTE
Y CORINA RODRÍGUEZ ENRÍQUEZ

Diciembre de 2016

  • En este artículo se exploran algunas interrelaciones globales entre la justicia tributaria y la justicia de género, con especial énfasis en dos vínculos centrales entre los flujos financieros ilícitos y la injusticia de género.
  • En primer lugar, a través de los efectos de la evasión y la elusión fiscal y en segundo lugar a través del papel de las jurisdicciones financieras opacas, así como de las redes mundiales
    de facilitadores que abren las compuertas para que fluyan los capitales ilícitos resultantes de
    la trata de mujeres.
     
  • En este artículo sostenemos que la confrontación y el desmantelamiento de los facilitadores
  • internacionales y de las jurisdicciones opacas no solo serán pasos auspiciosos en aras
    de la transparencia y la igualdad mundial, sino que también contribuirán a la igualdad de
    género, así como al respeto, la protección y el cumplimiento de los derechos humanos
    de mujeres y niñas.
  • El análisis finaliza con una lista de recomendaciones en materia de políticas internacionales y
  • nacionales y ofrece lineamientos para combatir la evasión y la elusión fiscal, así como el lavado de dinero procedente de actividades delictivas.

Para seguir el artículo en su conjunto pínchese AQUÍ.



13/3/17

El camaleónico secreto bancario suizo y la evasión fiscal.


MiguelUrbán y Daniel Albarracín. 08/03/2017


Suiza, Guarida Fiscal preferida por grandes patrimonios y corporaciones privadas.

Puede afirmarse que Suiza es, probablemente, el mayor paraíso fiscal mundial, cuanto menos en cuanto al peso del patrimonio gestionado por sus centros offshores, sólo siguiéndolo de cerca Reino Unido, las Islas del Canal más Dublín.

Suiza dispone, en 2017, de unos 266 bancos, con dos grandes entidades: Union de Banques Suisses (UBS) y Crédit Suisse (CS). La banca suiza se concentra en los servicios de banca privada y gestión de patrimonio, apenas se dedica al negocio bancario minorista. Gestiona el 25% de la cuota mundial del negocio de la gestión de fortunas privadas, más o menos el equivalente a 6,1 billones de euros en este segmento. El 35% de los fondos mundiales privados invertidos en entidades offshore está en Suiza, unos 2,2 billones de euros.
Algunos cantones, como el Zoug, ofrecen tipos impositivos sobre los beneficios del 16%, y a los grupos que apenas cuentan con un simple buzón hasta del 9%. Otros cantones como el de Obwald y Appezell Rodes-Extérieures gravan apenas con un máximo del 13%, y otros cantones también ofrecen un generoso 15%. No es de extrañar que decenas de miles de empresas multinacionales escojan situar su base principal en Suiza.

¿Fin o metamorfosis del secreto bancario?.

9/3/17

La trama de Luxemburgo: un agujero fiscal tolerado en el corazón de la Unión Europea.




La Unión Europea se jacta de representar uno de los espacios supranacionales con una regulación más avanzada en el marco de la evasión fiscal y del lavado de dinero. Una Unión Europea que tiene como presidente de su Comisión al mismísimo Jean Claude Juncker, que estuvo 18 años en el gobierno luxemburgués. Sin ser suficiente poner al lobo al mando del gallinero, el diseño de la Unión Europea, favorable a la competición y devaluación fiscal permanente, permisivo con la regulación fiscal laxa de numerosos países, acepta en su seno agujeros gigantescos por los que el capital y el patrimonio de grandes empresas y familias acaudaladas se mueve, generando uno de los mayores privilegios económicos que se conocen desde la exención de la que disfrutaba la nobleza en la Edad Media, y de la que ahora sólo disfrutan las oligarquías a costa de servicios públicos y el esfuerzo fiscal del contribuyente medio.

Debemos recordar que, la ingeniería tributaria o lo que viene a ser lo mismo el desplazamiento de beneficios de multinacionales a paraísos fiscales, explica dos terceras partes de la evasión fiscal internacional. El otro tercio obedece a la carrera por la competencia fiscal. Mientras tanto, los principales actores políticos miran hacia otro lado, o negando su responsabilidad, admitiendo su impotencia o incompetencia para actuar, o bien acusando a países terceros o confundiéndonos con anécdotas y malas excusas sobre lo inevitable del fenómeno...

En nuestra participación en el Comité de Investigación de los Papeles de Panamá, una y otra vez escuchamos acerca de la excelencia regulatoria de la UE. Se señala que, si acaso, el problema, es la falta de su aplicación en algunos países. Asociaciones de banqueros, de abogados, consultoras y auditoras, todas ellas facilitadoras de este tipo de servicios -gestión de activos, planificación fiscal, asesoría legal- una y otra vez advierten que todo se hace al amparo de la ley y que la confidencialidad forma parte de un trabajo “bien hecho”, para proteger los intereses personales de sus clientes. 

15/2/17

Setenta personalidades de distintos países europeos firman un manifiesto para desobedecer tratados europeos 'injustos'

A partir de mayo de 2010, la deuda se convirtió en un tema crucial en Grecia y en el resto de la zona euro. El primer programa de 110.000 millones de euros implementado por la Troika—constituida para su elaboración y ejecución— provocó un enorme y abrupto aumento de la deuda pública griega. El mismo proceso se repitió en Irlanda (2010), Portugal (2011), Chipre (2013) y en España bajo una forma peculiar. Los programas tenían cinco objetivos fundamentales:

1.- Permitir a los bancos privados[1] recibir una ayuda pública con el fin de no pagar la factura del estallido de la burbuja de crédito privado que habían creado y evitar una nueva crisis financiera privada internacional de gran amplitud.[2]

2.- Dar a los nuevos acreedores públicos,[3] que sustituyeron a los acreedores privados, un enorme poder de coacción sobre los gobiernos y los Estados de los países periféricos con el fin de imponer una política de austeridad radical, de desregulaciones (en contra de toda una serie de conquistas sociales), de privatizaciones y de fortalecimiento de prácticas autoritarias (véase el punto 5).

3.- Preservar el perímetro de la zona euro —o sea, mantener dentro de la zona euro a Grecia y a otros países de la periferia— lo que constituye una potente herramienta en manos de las grandes empresas privadas europeas y de las economías que dominan esa zona.

4.- Hacer que la profundización de las políticas neoliberales, en particular, en Grecia, aunque también en otros países de la Periferia, sea un ejemplo y un medio de presión para el conjunto de las poblaciones europeas.

5.- Reforzar a escala europea (tanto en el ámbito de la UE como de cada Estado miembro) formas autoritarias de gobierno, sin recurrir directamente a nuevas experiencias de tipo fascista, nazi, franquista, salazarista o del régimen de los coroneles griegos (1967-1974).[4]

Debemos aprender del fracaso de la política adoptada por el gobierno de Alexis Tsipras en 2015 para romper con la austeridad. Así mismo, es necesario ser concientes de las limitaciones de la experiencia del gobierno socialista minoritario de Antonio Costa en Portugal.[5]
Una orientación alternativa y favorable a los intereses de los pueblos debe abarcar, al mismo tiempo, la austeridad, la deuda pública, los bancos privados, la zona euro y la oposición a las políticas autoritarias. El balance del periodo 2010-2016 en la zona euro es bien claro: es imposible salir de la austeridad sin aportar respuestas al menos a esos cinco problemas. Por supuesto, se necesita agregar que la alternativa debe también abordar otros problemas, como la crisis climática y ecológica, la crisis humanitaria ligada al fortalecimiento de la Europa fortaleza que cada año condena a una muerte segura en el Mediterráneo, o en otros lados, a miles de personas inmigrantes o demandantes de asilo, la crisis de Oriente Próximo. Se trata también de luchar contra la extrema derecha y el aumento del racismo. Teniendo en cuenta la victoria de Donald Trump, y después de la aparición del movimiento amplio que ha llamado a luchar en primera línea contra Trump y sus proyectos, la izquierda anticapitalista eco-socialista, los movimientos sindicales, sociales, feministas y ecológicos europeos deben construir puentes con las fuerzas que resisten en Estados Unidos.

Una gran parte de la izquierda radical con representación parlamentaria tenía, y todavía tiene, una percepción errónea de la integración europea mediante la UE y la zona euro. Para explicarlo en forma simple, esta izquierda ve en la UE y a la zona euro más ventajas que inconvenientes, y considera que tanto la UE como la zona euro son compatibles con la vuelta a políticas socialdemócratas, con un poco menos de injusticia, con cierta recuperación del keynesianismo.

9/2/17

La Unión Europea contra Europa. Desobedecer y Caminar.


http://www.vientosur.info/spip.php?article12190



07/02/2017 | Daniel Albarracín

El propósito de estas líneas es contribuir al debate, centrándonos en las estrategias que las fuerzas políticas progresistas en Europa han estado desarrollando. Debatir con ellas será de utilidad para intentar construir propuestas que abran un camino de ruptura con la camisa de fuerza del Sistema Euro y la Europa del Capital

Parece conveniente destacar algunos puntos del nuevo contexto político. Sólo por mencionar algunos, en relación a la situación socioeconómica:

• La economía europea se encuentra en un ciclo de recuperación débil, en el marco de tasas de rentabilidad bajas, bajos niveles de inversión, tendencias deflacionistas, serios problemas en las hojas de balance contable de una parte importante del sistema bancario, y una depresión salarial combinada aún con un elevado desempleo y tasa de inestabilidad laboral. El diseño de la Eurozona está conformada para exportar la crisis de los países europeos centrales a los demás. El más alto crecimiento actual en algunos países periféricos se debe al severo ajuste en la recesión anteriormente vivida, a modo de efecto rebote. La recuperación rampante reciente, no ha logrado alcanzar los niveles de producción de antes de la crisis, es débil y va a ser de corta duración.

En relación a la situación social y política es importante destacar:

6/2/17

El tormentoso debut de Trump (Claudio Katz)



Claudio Katz[1]

RESUMEN

Trump impulsa un proyecto reaccionario que no se clarifica indagando el populismo. Promueve un giro autoritario con sostén para-institucional para favorecer a los capitalistas. La inédita resistencia en las calles reflota tradiciones rebeldes y acota su margen de acción.
En la estratégica pulseada con China pretende renegociar tratados sin retornar al viejo proteccionismo. La agresión a México es una advertencia a los grandes competidores y el maltrato a los inmigrantes anticipa una fase de neoliberalismo xenófobo.
El componente keynesiano de Trump no atenúa su carácter regresivo. El ascenso del magnate potencia el belicismo y enlaza la crisis europea con el devenir estadounidense. El impacto sobre América Latina es mayúsculo.



Trump confirmó en sus primeros días que es un mandatario reaccionario con múltiples planes de atropellos. Mientras crece la resistencia callejera, la viabilidad de su agresión es una incógnita. Pero en cualquier caso, una acertada caracterización de su proyecto vale más que incontables vaticinios.

UNA AGENDA VIRULENTA

Las órdenes ejecutivas que firmó el magnate ilustran sus propósitos trogloditas. Ratificó la construcción del muro a cargo de México, puso en marcha la expulsión de indocumentados, anuló el visado para varios países árabes, anunció la quita de subsidios federales a las ciudades que protejan inmigrantes, inició la liquidación del seguro de salud (Obamacare) y congeló la contratación de empleados estatales.
            Su gabinete de generales y multimillonarios incluye expertos en destruir la educación pública (Betsy DeVos), vaciar el sistema sanitario (Tom Price), liquidar el ambientalismo (Scott Prui) y congelar el salario mínimo (Andy Puzder). Su vicepresidente (Mike Spence) lidera las campañas de penalización del aborto y sus principales funcionarios son declarados anti-islamistas (Michael Flynn) o pregoneros del suprematismo blanco (Bannon).
            Como el exponente del lobby petrolero (Tillerson) ya rehabilitó la construcción de oleoductos contaminantes, es posible un debut represivo contra los pobladores que resisten en Dakota, esos devastadores emprendimientos.
La predisposición de Trump por el garrote se verificó en su justificación de la tortura. Garantizó protección total a las actividades de la CIA y subió el tono de los insultos contra la prensa por su cobertura de las manifestaciones opositoras. Con una fábula sobre los sufragios fraudulentos, prepara algún mecanismo de disuasión del registro de votantes.

29/1/17

La recuperación de la economía española, ¿un velo fugaz para las cuestiones de fondo?

Diario Público

Daniel Albarracín
Economista y sociólogo. Asesor en el Parlamento Europeo con EuroPodemos

En este “país de países” arrastramos cuanto menos desde la Transición un viejo simplismo ideológico, fundado en la escisión artificial entre lo económico y lo político. Desde entonces se optó por dividir conceptual y prácticamente ambas esferas. Se facilitaron reformas que podrían conducir al aperturismo democrático y las libertades públicas, a cambio, ni que decir tiene, de fuertes renuncias materiales para las clases populares y trabajadoras, en materia de salarios, condiciones laborales y mayor racionalización económica. Las fuerzas políticas se dedicaron a tomar las instituciones y las sindicales a negociar en el ámbito laboral. Desde ahí, se produjo un largo retroceso en la influencia de las clases populares en cuanto a sus condiciones de vida materiales. Reestructuraciones, salarios contenidos e inestabilidad laboral llegaron a continuación. Más tarde, la resistencia y la respuesta apareció de nuevo, primero en el campo de los movimientos sociales y tras conmociones de alcance internacional, con el movimiento antiglobalización de los 2000, las primaveras y el 15-M de 2011. Se formaron después nuevas herramientas políticas hoy en el centro de la escena y que siguen despertando enormes expectativas.
Este tipo de aproximación ha conducido a dos excesos: el economicismo, entendiendo tal cosa como una maquinaria técnica que sólo cabe gestionar y de cuyos resultados se derivan los comportamientos sociales y políticos; y el politicismo, que piensa que basta con invocar meramente al discurso para conducir a las mayorías. Ni la realidad social, histórica y política son fruto de ninguna ley exacta universal, ni los sujetos están al margen de sus realidades materiales. Más bien, debemos entender, que los sujetos intervienen en su propia experiencia desde un punto de partida que no eligen, pero cuyo destino colectivo no está predeterminado y se construye. La relación con los recursos y el entorno, las formas de producir y distribuir, el modo de vida, representan el material central del debate político por antonomasia.
El régimen, aunque en entredicho, sigue, reproduciendo el esquema vulgar del economicismo, confiándolo todo a una recuperación económica para recuperar adeptos. Por nuestro lado, huyendo de cierto miserabilismo que piensa que sólo es posible avanzar en medio de la desesperación, pensamos que un ciclo como este facilita las condiciones para la autoorganización popular y el avance de nuevas ideas, tal y como se experimentó en ciclos económicos positivos (el ciclo del 68, el movimiento contra el capitalismo global a comienzos de los 2000, etc…). La cuestión de contar con “los que faltan” debe consistir tanto en organizar a los que se indignaron -y que reflexionaron sobre la experiencia colectiva para llegar a conclusiones de que es necesario cambiar-, como en tratar de dialogar con el sentido común mayoritario, para interpretar lo que nos sucede y construir juntos un proyecto de sociedad que acabe con las causas de la injusticia.
Las frágiles bases de la recuperación actual.
La economía española ha crecido un 3,2% el año pasado, por encima del entorno europeo. Ahora bien, el nivel del PIB aún no ha alcanzado el nivel de producción de 2008. La recuperación comenzó en 2014, y tuvo su momento álgido en 2015. Ya se empieza a desinflar. La recuperación, será probablemente corta. La inversión se aceleró rápido en 2014  y 2015 pero pronto ha perdido ritmo y está a distancia de los niveles de anterior a la crisis. La rentabilidad efectiva, tras desplomarse en el periodo recesivo, se ha recuperado muy tímidamente.

Fuente: Banco de España